enero 26, 2006

I Want a Piano

Siempre quise aprender a tocar piano, independientemente de mi fascinacion por las sonatas, los solos de piano y la pelicula sobre Beethoven, recuerdo que cuando era menor de edad y de 1.80m mis padres me llevaron con una profesora rusa que daba clases de piano particulares, eramos varios niños los que tomabamos las clases, no hablabamos unos con otros pues las clases eran independientes, a mi no me importaba eso, puesto que yo solo veia el piano de la profesora, no me fije si era uno electronico, aunque uno de cola o de pared me hubieran impresionado mas de la cuenta, trate de aprender a tocar, aprendi a leer una partitura, aprendi las octavas, los cambios, el significado de las teclas blancas y las negras, las notas, blancas, redondas, negras, corcheas, semicorcheas y las otras que ya no recuerdo el nombre, pero si las veo recuerdo cuando tiempo duran, perdon ya recorde, fusa y semifusa, lo primero que toque, que fue?, el Canon de Pachabel, me parece que hasta Kevin Arnold aprendio esa tonada, yo la aprendi porque el piano siempre me parecio un instrumento magico, lleno de fuerza, delicadeza, sentimientos, y corazon.

Cuando vi Amada Inmortal me lleno por completo la actuacion de Gary Oldman como Ludwing, me lleno mucho la historia, la forma de tocar por primera vez el Claro de Luna o Moonlight Sonata, esa fue la pieza de musica clasica que mas frustracion me dio pues no la pude tocar, nunca, hasta ahora, siento la musica, pero mis manos se niegan a demostrar todo ese sentir.

Fui el dolor de cabeza de mi profesora, no podia coordinar mis manos una lejos de la otra, lo que una hacia la otra lo repetia, por lo cual no podia tocar a dos manos piezas complejas, termine los 3 meses de piano que mis padres pudieron pagarme y luego deje de ir, en casa tenia un piano pequeño pequeñito, que me servia para hacer mis practicas, pero no era lo suficientemente grande como para poder explayarme, cuando me enrole voluntariamente a la Iglesia de los Mormones - a la cual ya no asisto - tenian en la capilla un piano, una de las hermanas habia estudiado piano y tenia las partituras de muchas obras y se las pedi prestadas, practique practique practique, recorde mucho de lo que habia tocado, pude tocar ciertas piezas de oido, aprendi de otros que tenian mucho mas conocimiento de musica que yo, les tenia envidia, lo acepto, pero me quede callado para aprender, pero nunca pude superar el no poder tocar a dos manos.

Ahora estoy grande, recuerdo mis tardes sentado frente al piano, recuerdo mi frustracion por no poder practicar mas y por querer hacerlo, me pregunto que sera de mi cuando sea padre y tenga un hijo y le guste el piano y quiera aprender a tocarlo, me dare cuenta que necesita un piano de verdad?, sabre que le gusta o que no?, espero que si.

Hace poco vi una pelicula con Jet-Li y Morgan Freeman Unleashed buena historia, Freeman es un conservador de Pianos y Jet-Li el hijo de una pianista, se ven poco los pianos, pero el sentimiento que estos le dan a la pelicula es el fundamental.

Tantos recuerdos con el Moonlight Sonata, tantas noches antiguas, tantas tardes soleadas, mañanas de lluvia y frio, la nieve, las clases de la profesora, mi timidez, todo en un piano, me gustaria tener uno, me contento con tener la musica en la computadora.

Beethoven - Moonlight Sonana

2 comentarios:

johnalexander1362634966 dijo...

I read over your blog, and i found it inquisitive, you may find My Blog interesting. So please Click Here To Read My Blog

http://pennystockinvestment.blogspot.com

Angela dijo...

Yo también tuve una profesora de piano, muy bien caracterizada ella, algo nerviosa, de ojos saltones y elegancia innata...

La verdad es que aprendí, pero deserté. Siempre me gustó la música, pero tal parece que el piano no era lo mío.

Mi hermano menor está ahora aprendiendo teclado electrónico, veo que tiene futuro como tecladista de Agua Marina y demás grupos por el estilo. Mientras sea feliz (y le paguen)...

Un abrazo. Gracias por tu comment.

Bonito post.